Detrás de un líder siempre hay emociones.. y delante también

Liderazgo y Coaching
El arte del liderazgo sin desfallecer en el intento

 

Coaching y liderazgo forman un binomio tan integrado  en el mundo empresarial en los últimos años que es difícil escuchar hablar del uno sin hablar del otro. La disciplina del coaching aporta enfoque a aquellas personas que desempeñan su labor como líderes, permite identificar áreas de desarrollo en los equipos de trabajo así como habilidades del propio líder. El coaching es vital para el liderazgo, una herramienta clara que permite el avance y el análisis de situaciones susceptibles de mejora y/o desarrollo.

Algunos de los adjetivos que podemos aplicar al  coaching son: rapidez y pragmatismo, cuestiones que todo líder busca cuando decide invertir su tiempo en alguna herramienta nueva de gestión. Muchas personas se han acercado sobre estas bases al coaching, algunas han tenido éxito y otras no. Seguiremos hablando de las que no para comprender las razones por las cuáles no han cumplido las expectativas deseadas.

La persona que es líder quiere saber cómo dirigir de forma eficiente sus equipos, alcanzar las metas de la empresa, las suyas propias con respecto a su puesto de trabajo, tener visión de futuro para adelantarse a los posibles cambios internos y/o externos, demostrar que merece estar en el puesto de trabajo y un largo etcétera.  Así el líder en su día a día se encuentra con diferentes situaciones:
-La soledad del liderazgo.
-Búsqueda de compromiso de su equipo
-Competencia de otros compañeros/as por su puesto
-Competencia con otros departamentos por recursos
-Reinventarse
-Despidos
-Más funciones, mismo puesto de trabajo
-Menos personas disponibles

Estos últimos supuestos tienen algo en común: influyen en el ánimo y motivación del líder. Por mucho que quiera automotivarse encontrará a su pesar que hay momentos en los que no puede. Es en este punto donde hemos de mencionar un ingrediente fundamental que hemos de añadir al coaching con el liderazgo: las emociones. Lo podemos decir de otra manera: detrás de un líder hay emociones… y delante también.

El enfoque del entrenamiento de las emociones desde una perspectiva profesional es harto importante para los líderes del siglo XXI. Este enfoque aporta profundidad, sostenibilidad y eficacia al liderazgo.  Reconoce que somos seres plurales y apoya nuestro desarrollo profesional. Así, el líder va más allá en la visión de su rol aportando elementos diferenciadores a su equipo y a su propio trabajo. En el famosos libro de management “Empresas que sobresalen” de Jim Collins, así como diferentes estudios de empresas altamente eficientes; se pone de manifiesto que los líderes son aquellos que tienen una mezcla entre autoconocimiento, humildad,  audacia, sin miedo al fracaso, profesionalidad y enfoque. Y todo esto es posible si añadimos la gestión emocional al binomio coaching-liderazgo.

¿Cómo funcionaría este ingrediente en los supuestos anteriores? Pongamos algunos ejemplos:
La soledad del liderazgo. Este supuesto es algo que hasta que el líder no lo experimenta no puede saber qué es. En ocasiones se asume la soledad desde el enfado y con la idea que nadie entiende ni comprende al líder. Este enfado lleva a la frustración y a la perdida de enfoque en el puesto de trabajo. Por otro lado, esto provoca en el entorno del líder diferentes situaciones: las personas que le rodean sienten que el líder no confía en ellos, la distancia emocional hace que el equipo pierda el enfoque, la motivación y la perspectiva de futuro. El entrenamiento emocional aporta al líder el conocer cómo se relaciona con la soledad, cómo le bloquea su potencial y cómo puede hacerlo de forma inconsciente con su equipo de trabajo.
– Búsqueda de compromiso del equipo de trabajo. Un líder tiene que conocer cómo se compromete con las personas de su equipo, no sólo desde estilos de liderazgo sino saber cómo se relaciona con los que por una razón u otra no llegan a comprometerse ¿acepto que hay personas que no tendrán el mismo nivel de compromiso que yo? Mi nivel de compromiso ¿acepta que hay cosas que no me gustan y no me gustarán? ¿qué hago con ello? ¿qué me supone aceptar a los demás? Además, hay que tener en cuenta que cómo el líder se compromete con su entorno también afecta al compromiso que el entorno tiene con el líder, el equipo y la empresa. Es recíproco y obviarlo sólo empeora las cosas. La formación emocional, aporta al líder al líder las herramientas para conocer su nivel de compromiso real con su entorno y comprender cómo el entorno está actuando desde  una perspectiva plural que aporta desarrollo de equipos y de un liderazgo positivo.

Desde nuestro enfoque , partimos del conocimiento del coaching aportando contexto y enfoque . Si a esto le añadimos el entrenamiento emocional atendemos al desarrollo  del potencial tanto de las personas como de las organizaciones.

Si quieres información de cómo podemos ayudar al desarrollo de las personas en tu organización puedes rellenar el siguiente formulario y nos pondremos en contacto contigo.

Publicado por Gemma Naranjo

Mi visión es promover el bienestar de las personas permitiendo clarificar los elementos de su realidad para así favorecer la calma, la comprensión y el crecimiento personal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: