Sobre el mito del control de los pensamientos y emociones

Más allá del mito del control de los pensamientos y emociones
Más allá del mito del control de los pensamientos y emociones

Me encuentro con muchas personas en consulta que se sienten mal por tener pensamientos y/o emociones que no les parecen adecuadas, no les gusta verse o sentirse así. ¿Te ha sucedido alguna vez? Verte en un estado mental o emocional que te desagrada e intentando salir de él, luchando contra lo que está sucediendo … ¿y cómo ha ido la batalla? En ocasiones creerás que la has ganado y en otras no, intentas la misma estrategia que la vez anterior y no funciona ¿¡cómo puede ser?! Si funcionó hace unos días ¡menuda frustración! y agotamiento…

Hablemos un poco del mecanismo de las emociones y los pensamientos.

Hagamos esta prueba: cierra los ojos y hazte las siguientes preguntas ¿sabes el próximo pensamiento que vas a tener? ¿la próxima emoción? ¿realmente lo sabes? Date unos momentos.

No, no lo sabes. Si alguna vez te has puesto a meditar habrás visto como la mente se va de un lado a otro y no sabes cómo llegaste ahí.  Por lo tanto, no puedes controlar no sentirte o pensar de esa manera. Esto puede que a tu mente condicionada no le guste y te diga ¿¡cómo que no puedo controlar los pensamientos?! Y te respondo: si pudieras ya lo habrías hecho. Haz la prueba de nuevo ¿sabes tu próximo pensamiento y/o emoción? No, no lo sabes.

Ahora bien, cuando ya estás de esa manera que no esperabas ¿qué puedes hacer? Como sabemos queremos huir o luchamos contra los estados indeseados (enfado, odio, tristeza, confusión, sensación de soledad, culpa) y  nos encantan los estados emocionales deseados (alegría, éxtasis, felicidad) Y cuanto más luchamos más agotados nos sentimos y cuanto más buscamos volver a un estado ideal más frustrados porque se nos escapa de las manos. Todo se nos escapa de las manos.

La cuestión sería ¿qué te pasa cuando te sientes mal? ¿qué pasa con tu imagen? Quiero decir ¿te molesta verte como una persona triste? ¿enfadada? ¿confusa? Digamos que te molesta,  que distorsiona esa imagen que tienes de ti o la que te gustaría tener. Pero lo cierto es que NO eres una persona triste o enfadada, o NO eres una persona con alta motivación o NO eres una persona (pon lo que más te guste de ti aquí) Simplemente, en ese momento te SIENTES de esa manera o PIENSAS de esa manera, pero no eres así. Lo que sucede es que nos identificamos tanto con nuestros pensamientos y emociones que estamos perdidos.

Pero profundicemos algo más ¿cómo te puedes sentir identificado con ellos cuando no sabes ni de dónde vienen? Si fueras el creador o la creadora de ellos pondrías siempre en tu mente y cuerpo los  estados deseados, pero no es así no lo CONTROLAMOS y perdemos la serenidad cuando queremos sentirnos de una manera y huir de otra.  Nos sentimos mal cuando nos CREEMOS que somos los controladores y vemos que  no funciona y nos preguntamos ¿qué hago mal?. Lo peor de ello, para mí,  es que nos sentimos que tenemos alguna “tara” o “defecto”.

Afortunadamente tenemos otra opción ¿qué tal si cambiamos de paradigma? Si ves que lo anterior no te funciona quizá puedas probar esto: En vez de querer controlar, superar, trascender, sanar estos pensamientos y emociones ¿qué tal si simplemente dejamos que entren y salgan  dejando la resistencia a un lado y dejando espacio para que ello suceda? Clave: Es la RESISTENCIA a lo que está sucediendo lo que te hace sentirte mal NO los sentimientos y emociones. Repito: es la RESISTENCIA lo que hace sentirte mal NO los sentimientos y emociones. Reflexiona sobre ello.

Por dejar que, entre la tristeza por darle espacio,  por dejar de resistirte no te vas a convertir en tristeza, serás quien seas con tristeza en ese momento. Simplemente. Al momento siguiente puede entrar un pensamiento de enjuiciamiento, después una sonrisa, al momento un dolor, etc. Pero tú sigues siendo tú, más allá de lo que entre y salga. Como el cielo es cielo más allá de las nubes o sol que tenga, como el océano lo es más allá de las olas que tenga. Quien eres tú está mucho más allá de tus sentimientos, pensamientos u opiniones. Te animo a que empieces a preguntarte “quién soy yo”.

Publicado por Gemma Naranjo

Mi visión es promover el bienestar de las personas permitiendo clarificar los elementos de su realidad para así favorecer la calma, la comprensión y el crecimiento personal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: